Follow by Email

viernes, 29 de octubre de 2010

DISEÑO DE INVERNADEROS

Es de conocimiento que productos como el tomate, pimiento, lechuga, brócoli y otras especies de hortalizas, no pueden ser cultivados a campo abierto en zonas alto andinas por el tema climatológico (el tema de la helada). Es por ello, que la alternativa para el cultivo de dichas especies  se tiene que dar bajo invernaderos. Estos sistemas permiten obtener excelentes productos con altos rendimientos donde, además de suplir una carencia alimenticia desfavorecida por el lugar, el remanente o sobrante puede ser comercializado y generar un ingreso económico dado a que son especies no cultivadas en dichas zonas.

Un invernadero se puede definir como una construcción traslucida cuyo objetivo es reproducir o simular las condiciones climáticas más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de las plantas de cultivo establecidas en su interior, con cierta independencia del medio exterior.

Elegir de manera adecuada el diseño de un invernadero es sumamente importante, pues el éxito de la producción dependerá de ello. Para esto, hay que considerar aspectos básicos como el material, características de la cubierta, tipo de invernadero, dimensiones, inclinación y forma de los techos, orientación y localización, y ventanas para ventilación.
También, se tiene que tener en cuenta los cultivos a producir, los promedios de temperatura, humedad relativa, luminosidad, heladas, precipitación, granizo, viento, latitud y altura de la localidad sobre el nivel del mar donde se instalara el invernadero.
El diseño de un invernadero debe ser hermético (para evitar pérdidas de calor en noches frías), calefacción suficiente (si se piensa producir en invierno), buena ventilación, poca estratificación de temperatura, resistencia a vientos fuertes, en caso de insolación fuerte posibilidad de reducirlas sin sombras excesivas y una altura adecuada a las especies a sembrar.
Los materiales más comunes para la construcción y por la disponibilidad en zonas rurales, es la madera y plástico agro film. Los modelos más comunes de construcción son, el de techo a dos aguas, el tipo túnel y techo desencontrado.

Las ventajas de cultivo en un invernadero dan la posibilidad de evitar bajas temperaturas o heladas al interior, el control de la radiación solar, la humedad relativa, la velocidad del viento y las plagas o enfermedades. Además, permiten cultivar en cualquier época del año.

En la actualidad, el cultivo bajo invernadero con hidroponía es el sistema de cultivo más avanzado el cual conjuga con una serie de técnicas para controlar los factores ambientales.